La importancia de aceptar la situación actual y saber adaptarse a ella.

Como ya hemos escuchado, toda crisis tiene su parte de oportunidad y está en cada individuo saber encontrarla.

La situación exterior es difícil de controlar, por lo que enfocarse en la parte interna marcará la diferencia. Nos permite mantener los pies sobre la tierra y marcarse metas basadas en los recursos disponibles. Centrarse en lo positivo y el aprendizaje de cualquier experiencia ya que no es posible volver atrás pero si mirar hacía adelante con una postura de búsqueda del crecimiento.

Tanto a nivel personal como profesional se da el mismo enfoque, cada empresa es independiente de acción, así como cada individuo, por lo que en ambos casos puede realizarse el mismo autoanalisis.

Como ya hemos mencionado, lo que no está en nuestras manos cambiar, ha se ser asumido lo antes posible, de esta manera será posible visualizar la oportunidad y en medida de las posibilidades, salir del bloqueo y el victimismo de no prever las amenazas.

Para ello es importarte el auto conocimiento, realizar un análisis de las situación, identificar el punto en el que se encuentra, así como los recursos disponibles y definición de los objetivos a corto, mediano y largo plazo, en función del desarrollo de las circunstancias que han detenido el desarrollo previsto.

Disponer del tiempo para poder llevar acabo este análisis, es relevante para el futuro de la empresa o individuo.