A diferencia de una oficina tradicional, los centros de negocios le dan mayor flexibilidad al adaptar sus gastos generales según sus necesidades. Cuando usa un centro de negocios, evita contratos de arrendamiento a largo plazo y tiene la posibilidad de mudarse avisando un mes de antelación. Un centro de negocios es también muy flexible en términos del tamaño del despacho dispuesto – podrá extender su espacio de oficina cuando su empresa crezca de forma rápida y fácil. Igualmente si desea reducir el espacio, si el número de empleados disminuye. Dicha flexibilidad le permite ahorrar en costes.

En comparación con una oficina tradicional (con sus muchos gastos imprevistos), en nuestro centro de negocios en Barcelona siempre conocerá sus gastos mensuales, porque la cuota mensual incluye la mayoría de los gastos de la oficina.