Podríamos decir que principales claves  para la correcta planificación y optimización del tiempo son las siguientes:

1. Determinar el tiempo que se requiere

Facilitará la consecución de los objetivos. Si sabes cuánto rato necesitarás para realizar lo que te propones, te será más sencillo poder distribuir tus horas o tu tiempo libre.

2. Saber priorizar

 Las tareas normalmente se acumulan, y aún es peor cuando tienes que combinar las personales con las profesionales. Pregúntate a ti mismo qué es lo más importante, qué es lo que requiere más urgencia, y qué es lo que menos. Puedes incluso hacerte una lista jerarquizada e ir siguiéndola

3. Marcarse un calendario.

Algunas personas trabajan mejor bajo presión. Pero independientemente de si ese es tu caso o no, es imprescindible marcarse un calendario con las fechas de entrega o tiempos máximos para terminar, en el caso de proyectos y aspectos más personales.

Hay quienes sostienen que la gente productiva sigue unos ciertos patrones, mientras que otros opinan que más que patrones son hábitos.

Los 10 aspectos principales son:

 1. Centrarse en lo importante.

2. Diferenciar lo importante de lo urgente.

3. Planean sus ideas.

4. Saben encontrar lo que necesitan en el momento que se requiere.

5. Fijar rutinas.

6. Aprovechan el tiempo al máximo y no lo desperdician.

 7. Asisten a las reuniones con un propósito claro.

 8. Hacen las cosas aunque no les guste o no quieran hacerlas.

9. Realizan múltiples tareas con prudencia.

10. Trabajan estratégicamente.