1.- Ser imparcial  y apoyar a cada uno de ellos por igual.
2.- Como líder su deber es extraer lo mejor de los miembros de su equipo.
3.- No subestimar a ningún miembro del equipo: no descuidar a ninguno de los miembros, escucharlos y trabajar conjuntamente.
4.- No imponer ideas, todos tienen derecho de opinar.
5.- Evitar desmotivar a cualquier miembro del equipo.
6.- Antes de implementar cualquier idea nueva, se debe comentar y discutir con el resto del equipo en una plataforma abierta.
7.- Evite las crí­ticas: manténgase alejado de las crí­ticas y burlas a los miembros de su equipo.
8.- Ayudarse mutuamente y ser un buen jugador de equipo.
9.- Ser el primero en romper el hielo y generar un ambiente agradable.
10.- Si no está de acuerdo con alguno de los miembros de su equipo, comentar los posibles fallos y ponerse de acuerdo.
11.- Evitar la negatividad dentro del equipo.
12.- Mantener la transparencia y promover una interacción saludable.
13.- La comunicación debe ser efectiva, clara y precisa.
14.- La comunicación efectiva también anula los malentendidos y las confusiones.
15.- Hacer un resumen de lo acordado, las confusiones conducen a conflictos y los individuos pierden su tiempo y energía en discusiones en lugar de trabajar.
16.- El lí­der del equipo debe asumir la responsabilidad de motivar a los miembros del equipo con el ejemplo e intervenir de inmediato en caso de conflicto.
17.- La personalidad del líder debe ser tal que cada miembro del equipo debe admirarlo y seguir sus consejos cuando sea necesario.
18.- Pensar primero en el equipo, dejando los intereses personales en un segundo plano.
19.- Saber diferenciar los problemas personales de  la vida profesional.
20.- Entender bien a los miembros de su equipo, no solo hablar de negocios, fomentar los momentos de desconexión para mejores resultados y mejora las relaciones y fortalece el vínculo entre los miembros del equipo.

 Cada persona es única, por tanto, el equipo, reconocer las fortalezas y ayudar a potenciarlas, puede generar grandes recompensas. 

 No olvidemos que la confianza, armoní­a y el reconocimiento, son elementos clave que el trabajo en equipo sea exitoso.